La educación continua es un medio necesario para que los médicos cumplan con su responsabilidad profesional de mantener y mejorar la calidad de la atención.